¿Te has preguntado… por el Mercado Central de Zaragoza?

Escrito por Ricardo mayo 16, 2013 4 Comentarios 2286 vistas
Email

Un mercado lleno de historia

El actual Mercado Central de la ciudad de Zaragoza se asienta hoy en la Plaza de Lanuza en el mismo solar que desde el siglo XIII se encontraba el mercado medieval situado ante la puerta de Toledo y en la confluencia de los barrios de San Pablo y la antigua morería. El entorno del Mercado Central se convirtió en el centro de la vida social y política de Zaragoza en donde se celebraban todo tipo de eventos desde actuaciones teatrales hasta juicios y autos de fe, pasando por reuniones vecinales, fiestas populares, etc. Hasta el siglo XX se trató de un mercado al aire libre bajo los soportales de las casas de los alrededores y que aún quedan en uno de los lados del mercado (derecho viniendo de la Plaza del Pilar) y que los recuerda un monumento de hierro en el otro de los lados.

El edificio actual

Pero a comienzos del siglo XX el crecimiento de la población y las nuevas necesidades higiénicas y económicas hicieron que se proyectara en 1901 la construcción, por parte del arquitecto Félix Navarro, de un edificio, sede del Mercado de la ciudad, bajo el encargo de la Sociedad nueva del Mercado de Zaragoza. Dos años después era inaugurado estando en servicio hasta la actualidad conservando su animación y actividad cotidiana.

Monumento Histórico

Durante los años 50 y 60 fueron muchas las amenazas de derrumbe a favor del creciente tránsito rodado, pero en 1978 fue declarado monumento histórico lo que permitió su salvación. El Mercado sufrió su primera gran renovación en 1986 tanto del edificio como de los puestos de venta. En el 2003 el mercado celebró su primer centenario adecuando de nuevo el edificio a los nuevos tiempos y necesidades.

Arquitectura del Mercado Central

Arquitectónicamente se trata de un edificio armonioso y funcional en el que se combina elementos tradicionales con materiales modernos y con una ornamentación figurativa. De estilo entre el modernismo y el eclecticismo, está formado por tres naves, más ancha y alta la central, que recuerda a la tradicional planta basilical de las iglesias. Se sobrepone sobre un sótano destinado al asentamiento de los productos, que sirve como gran zócalo para la parte superior. El acceso a las dos partes se realiza a través de entradas simétricas en los frentes y costados del mercado. En la cubierta y los soportes se emplean nuevos materiales como el hierro y el cristal logrando crear un edificio amplio y ligero. Félix Navarro viajó durante sus estudios a París empapándose del uso de estos elementos constructivos que luego puso en uso en Zaragoza y en el Mercado Central. Estos se combinan con otros materiales más habituales como la piedra o el ladrillo.

Un edificio que se define a si mismo

Importantísima es la decoración arquitectónica y escultórica que se concentra en las cuatro portadas del Mercado. Podemos ver en los pequeños relieves referencias alusivas al mundo de la agricultura (espigas, hoces, etc.), pesca, productos alimenticios, medallones con ornamentación vegetal, el caduceo de Mercurio o Hermes dios del comercio, capiteles con forma de cestillas y de acantos con racimos de frutos en donde podemos ver las diferentes letras que conforman la palabra Zaragoza, etc. Las fachadas principales estan rematadas por pináculos que aumentan la impresión de ligereza y que parecen fruteros. En el Interior decoración en los capiteles de hierro con forma de palmetas y collarines de frutas y en la parte superior unos esmaltes policromados con representaciones de los productos que podemos encontrar en los puestos.

Toda esta decoración no es espontanea sino que nos está narrando la historia y que podemos encontrar y comprar en el interior del mercado. El espectador puede averiguar, viendo la referencia del año de fundación, la decoración vegetal y de elementos representativos agrícolas y de la palabra Zaragoza, que se encuentra ante el Mercado Central de la ciudad, sin saber anteriormente la función del edificio y sin entrar en él.

Desde Saucepolis y el Hotel Sauce invitamos a todos los visitantes a nuestra ciudad a acercarse al Mercado Central de Zaragoza, a disfrutar de este impresionante e histórico edificio e intentar encontrar los diferentes productos, letras, y alegorías escondidas entre su decoración; e igualmente el acceder a su interior y adquirir una buena parte de la gran variedad de productos típicos de nuestra comunidad.

Concurso de Fotografia Saucepolis

la magnífica foto que encabeza este post es obra de Diego Carmona Rioja y lleva por título La Equidad de Lanuza. Participó en la edición de nuestro concurso del año pasado. No os perdáis la entrega de premios de este año y la charla fotogárafica a cargo de Elena de la Rúa.

 

There are 4 Comments

  1. Giuseppe
    Giuseppe
    - mayo 16, 2013

    En mi opinión no hay mejor sitio que el mercado para descrubir el alma de una ciudad! Gracias Ricardo por esta detallada descripción y que nuestros clientes aprovechen de la cercanía para visitar esta parte importante de la historía de Zaragoza!

  2. Maribel
    - mayo 20, 2013

    Muy buen articulo Ricardo! Me encanta todo lo relacionado a este magnífico Mercado Central, para algo es mi zona!

  3. Isabel
    - mayo 25, 2013

    Muy interesante Ricardo!!! Y original foto!!!

  4. Pingback ¿Te has preguntado por la Calle Alfonso I de Zaragoza?

Escribe un comentario

Hotel Sauce Zaragoza
  • Teresa

    No se puede llamar al un rey leones, castellano. E …

  • cumpleaños en vigo

    ¡Muy practico! Aplastantes motivos. Manten este c …

  • Antonio Gracia

    La fuente del parque de Ranillas …

  • Rosa I.

    Calle de Los Martires (El Tubo) …

  • Inma

    La calle Mártires, en el Tubo. …

Ven a Zaragoza