La Calle Alfonso I de Zaragoza

Escrito por Ricardo febrero 18, 2014 0 Comentario 2836 vistas
Email

LA PRINCIPAL ARTERIA DEL CENTRO HISTÓRICO

El Pilar, La Seo de San Salvador, La Aljaferia…etc. son los principales monumentos que podemos encontrar en la ciudad. Pero también algunas calles comparten esta importancia junto a los edificios más significativos, como puede ser la plaza del Pilar, las calles que conforman la zona de tapeo del Tubo, el Paseo de Independencia o la elegida en esta ocasión para hablar de su historia, la Calle Alfonso; posiblemente la principal arteria del centro histórico y de toda la ciudad de Zaragoza y donde se encuentran nuestros apartamentos Sabinas Alfonso, al ladito de la también magnifica Plaza del Pilar.

Antecedentes Históricos de la Calle Alfonso

La calle Alfonso no ha estado siempre como la encontramos en la actualidad, es más, hasta el siglo XIX ni siquiera existió dentro en el callejero zaragozano. La ciudad conserva parte del trazado de anteriores culturas que han ido habitando en ella. Ya hemos hablado de la calle Espoz y Mina y Don Jaime, donde se encuentran el Hotel Sauce y Los Apartamentos Don Jaime, que conformarían el Kardo y del Decumano principales de la ciudad; de ellos salían otros Kardos y decumanos secundarios y muy posiblemente algún coincidiría con la calle Alfonso. Esta distribución será diferente durante época musulmana y posteriormente en época cristiana pues la amplias manzanas romanas se rellenaron con pequeñas calles con multitud de recodos y muchas de ellas incluso sin salida. Este es el trazado que aun en la actualidad domina en el centro histórico de la ciudad como podemos ver en el anteriormente mencionado tubo o en nombres de calles como la de las once esquinas, que nos da una idea del trazado medieval.

Apertura de la Calle Alfonso


En 1858 se iniciaba un proyecto de reforma urbana que incluía la apertura de una calle recta que comunicará el Coso con la Plaza del Pilar. Los motivos fueron varios: sanitarios, evitando calles cerradas y malos olores; de seguridad ya que las múltiples esquinas eran lugar propicio para emboscadas y ataques; de comunicación facilitando el acceso a la basílica y para las procesiones y los principales actos ciudadanos; y proporcionando un nuevo lugar para asentamiento de la burguesía zaragozana.

Tras retrasos fruto de la mala situación económica del país y problemas con las expropiaciones de las casas situadas por donde iba a discurrir el trazado de la nueva calle. En 1866 bajo el impulso del Alcalde Candalejas y bajo el proyecto del arquitecto José de Yarza se abría la Calle Alfonso I, dándole el nombre del conquistador de la ciudad, en perspectiva con la gran cúpula central del Pilar creando un grandioso escenario para los principales acontecimientos de Zaragoza.

Un trozo de París en Zaragoza

Este proyecto de reforma urbana coincidía con un momento general de cambios urbanísticos en Europa promovidos desde París con las aperturas de los grandes bulevares del arquitecto Haussman bajo el Imperio de Napoleón III. Este espíritu “parisienne” queda reflejado en la Calle Alfonso. Desde un principio se aplicó un criterio igualitario para las casas de ambos lados que se fueron levantando los siguientes años y que apenas se ha alterado con las edificaciones posteriores. Todos los edificios responde a una misma altura y una misma disposición de pisos con balcones, chaflanes en las esquinas y rematados por aleros. Tan solo variaba la decoración y los colores de los edificios. Muchas de estas edificaciones fueron diseñadas por los principales arquitectos de la ciudad como el propio Yarza o el autor del Mercado Central Félix Navarro.

Rápidamente la nueva burguesía de la ciudad y parte de la nobleza trasladó sus viviendas a la Calle Alfonso y sus cercanías como la mencionada Espoz y Mina o en la Plaza de San Felipe con el también comentado “turrucidio” de la Torre Nueva. Igualmente empezaron a surgir negocios y establecimientos dándole un ambiente comercial que se mantiene en la actualidad siendo la Calle Alfonso una de las principales vías de compra y de paseo de la ciudad, gracias además de su peatonalización. Muchos de estas tiendas muestran orgullosamente la fecha de apertura como la platería junto a la plaza Sas de 1889 y otros como el actual Gran Café de Zaragoza ocupa el lugar de una antigua joyería.

Como podemos ver la Calle Alfonso es posiblemente la más dinámica de la ciudad y por sus aceras podremos pasear, comprar y disfrutar de los acontecimientos importantes de Zaragoza como la cabalgata de reyes o la ofrenda de flores durante el Pilar y todo esto desde la propia calle en los Apartamentos Sabinas o en sus cercanías en el Hotel Sauce.

Concurso de Fotografía Saucepolis Zaragoza Cerca de ti

La foto que encabeza este post lleva por título Recién Llegados y es obra de Antonio Clavel Lacabra. Participó en la pasada edición de nuestro concurso anual de fotografía. Pincha aquí para saber más.

Escribe un comentario

Hotel Sauce Zaragoza
  • Teresa

    No se puede llamar al un rey leones, castellano. E …

  • cumpleaños en vigo

    ¡Muy practico! Aplastantes motivos. Manten este c …

  • Antonio Gracia

    La fuente del parque de Ranillas …

  • Rosa I.

    Calle de Los Martires (El Tubo) …

  • Inma

    La calle Mártires, en el Tubo. …

Ven a Zaragoza